Ir al contenido principal

INTERPRETACIÓN DE LA LEY ROMANA


Antes de hablar de la ley romana y su forma de ser interpretada, es necesario desentrañar el sentido que a "interpretar" debemos darle, en este orden de ideas interpretar la ley consiste en declarar el contenido y verdadero alcance de la misma. La importancia de la interpretación es enorme en el campo del derecho y su uso adecuado es tarea esencial de los juzgadores, pues son estos, quienes en nombre del estado, tienen el poder de decidir las controversias jurídicas. La interpretación es también necesaria para los abogados en su papel de dar a conocer a los ciudadanos el alcance y sentido de la ley, sin contar la utilidad práctica para el ejercicio profesional.
En clase explicamos que la labor más importante dentro del derecho es interpretar la ley, lograr tal manejo de los métodos interpretativos que podamos generar una argumentación necesaria a la hora de convencer al que debemos convencer (generalmente el juez) de que nuestro criterio jurídico es el correcto y, por ende, lograr solucionar controversias en apego a los principios generales del derecho y, a su vez, enriquecer la doctrina y la jurisprudencia, demostrando que nuestro manejo del derecho es no sólo adecuado, sino pertinente.

El ejercicio interpretativo, también persigue, como fin, reconstruir el pensamiento que tuvo el legislador al momento de generar la norma jurídica, y es quizás el más complicado de establecer, por cuanto el legislador es un cuerpo abstracto del que es difícil conseguir sus intenciones claras, pero no es imposible y para ello se usa el ejercicio interpretativo.

Clases de Interpretación:

Auténtica: Emana del propio legislador y tiene, en consecuencia, valor de ley, puede ser realizada en la misma norma o con posterioridad. Es decir, el legislador establece con propiedad el sentido que debe dársele a la norma, lo cual busca eliminar la multiplicidad de interpretaciones que puedan presentarse ante su silencio.
En este punto, puede ejemplificarse con el artículo 77 del código penal venezolano, en el que encontramos las definiciones de “alevosía” y “escalamiento” entre otras, es decir, el propio legislador nos establece el sentido que a los vocablos jurídicos debe darle el intérprete. Ya respecto a la interpretación posterior, es poco común, pero implicaría la existencia de una ley posterior dedicada al exclusivo esclarecimiento de los términos de la ley anterior.

Usual: Es la que tiene su origen y fundamento en las sentencias pronunciadas por los jueces, y que conforman la jurisprudencia. Recordemos que el Juzgador es el intérprete por excelencia de la norma, así lo establece su función nata, la jurisdiccional.

Doctrinal: opiniones dadas por los conocedores de la materia, jurisconsultos reconocidos.

Elementos de la Interpretación:

A la hora de realizar la interpretación de una norma es necesario tomar en cuenta los siguientes elementos del proceso interpretativo.

Gramatical: Cuando se estudia el contenido de la norma jurídica, lo primero que debe desentrañarse es el contenido preciso que se desprende de las palabras que la conforman, dependiendo del lugar que ocupe en su oración. No es lo mismo encontrar en la oración una “y” que una “o”, pues la primera indica unión, conjunción, mientras que la segunda indica alternativa. Igualmente encontramos palabras homónimas, homófonas, etc., que dependiendo del contexto en el que se encuentren indicarán algo distinto, así como saber si la palabra indica orden, prerrogativa, permisión, entre otras.

Lógico: La ley debe considerarse como un todo orgánico, cuyas partes se suponen que deben estar interconectadas las unas con las otras, deben encajar de manera perfecta, por ello debemos conocer todo su contenido. Es decir, el artículo 1 de cualquier ley, tiene relación con todos los demás que la componen, la norma no puede interpretarse aisladamente, sin  conocer el contenido íntegro de la ley, pues en el conjunto de normas que la integran podemos encontrar algunas que modifiquen su sentido.

Histórico: Es necesario tomar en cuenta los antecedentes de la ley, las circunstancias que la motivaron, junto con las costumbres y tradiciones del pueblo, para el cual se estableció, la ubicación tiempo/espacio, referida al momento en que se dictó la norma y el momento en que la norma ha de ser aplicada.

Sistemático: Consiste en relacionar la ley con el todo normativo, es decir, concebir la existencia de un sistema normativo que rige jurídicamente a un país, partiendo desde la constitución hasta las normas individualizadas. En el caso venezolano, el sistema normativo parte de la constitución, y todo el sistema normativo debe adecuarse a ella, y no contener leyes que rijan la misma materia y sean contradictorias, por cuanto el sistema debe funcionar como un engranaje, perfecto en su funcionamiento.

 Interpretación del Derecho Romano:

Para Giovanny Pacchioni: “La interpretación de las leyes importa el conjunto de las operaciones intelectuales con cuya ayuda, los juristas, los jueces, y en ocasiones los propios legisladores tienden a determinar la significación precisa y el verdadero alcance de una o más disposiciones contenidas en la ley.” Toda esta concepción de interpretación no surge en Roma, pero los procesos interpretativos de su derecho generan que con el devenir de los siglos, logremos entender la interpretación como esencial al derecho, y podamos definirla de esa manera. (Uría, Pág. 58)

Como bien sabemos, los últimos emperadores no eran muy amigos de la labor interpretativa de los jurisconsultos así lo vimos cuando tocamos el punto de las fuentes del derecho. Inclusive, Justiniano, en el Corpus Iuris Civilis nos dice que: la interpretación hecha por el Emperador tiene plena eficacia y valor jurídico, pues como sólo al emperador corresponde expedir leyes, lo lógico y justo es que las interprete. Además recordemos que lo que el princeps quiere, tiene fuerza de ley

Pero, como no toda la interpretación era realizada siempre por el emperador, el CIC contiene reglas que constituyen la base de la ciencia interpretativa, e inclusive vemos en ellas vestigios de lo que hoy contiene el código civil venezolano, en su artículo 4. Así tenemos las siguientes reglas interpretativas para el caso romano:

a)       Si no obtenemos el verdadero sentido de la ley por medios gramaticales, es necesario recurrir al examen atento de las partes de la ley no sujetas a controversia y otras leyes que tengan relación con ésta.
b)       Cuando esto no es suficiente, tenemos que indagar en la mente del legislador, su intención al momento de dictarla. Para ello, es necesario conocer a realidad que circunda el dictamen de la norma (ubicación espacio/tiempo) y revisar los fines que se perseguían con la misma.
c)       También se debe suponer que el legislador quiso dar a sus palabras una significación tal que conjugue perfectamente los conceptos de equidad y los principios generales del derecho. En este sentido, si el intérprete obtiene un resultado absurdo y uno natural, debe tomar el natural como cierto.
d)       Si las palabras empleadas por el legislador tienen diversos significados, es necesario usar el significado que se ajuste al contexto del que se trata.
e)       Si aún, habiendo agotado los criterios anteriores, no conocemos como intérpretes el alcance de la ley, hay que usar las verosimilitudes, es decir, no apartarse de las disposiciones legales vigentes ni de la libertad de los ciudadanos.
f)         Con estas reglas no sólo se puede llegar a conocer el sentido de la ley, sino que se puede integrar la norma incompleta y se puede corregir la errónea.
g)       Asimismo, puede recurrirse a la analogía, es decir, toda ley se sobreentiende que debe aplicarse también a aquellas cosas y personas que se viere guardan semejanza con las cosas y personas contempladas en la misma. Esto se debe a que es lógico que una norma no pueda abarcar todos los supuestos de hecho existentes, lo que da cabida al uso de la analogía, que simplemente implica aplicar a un caso similar una norma que regula otro caso.

Dentro de estas reglas podemos observar como los romanos ya concebían los elementos de la interpretación que vimos anteriormente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS COMICIOS POR TRIBUS (Comitia Tributa)

Las asambleas populares o Comicios, integraron de manera esencial la estructura política romana durante la Monarquía y la República, en el sentido que implicaban lo involucrado que estaba el ciudadano con los destinos políticos de la nación o patria romana. El ciudadano romano podía hacerse oir en las Asambleas Populares, fuese en los comicios religiosos (calata), o el primigenio comicio civil  en el que las curias que conformaban las tribus tomaban decisiones relevantes (curiata), o en ese comicio máximo (centuriata) que suplantó las funciones del comicio por curias y que permitió una primera aproximación para la plebe a lo que sería el poder político. Conforme lo dispone Rafael Bernad Mainar, posterior a la aparición de la Ley Hortensia, se generó la necesidad de fusionar al pueblo y a la plebe, y esto es lo que pareció ocurrir con los Comitia Tributa que convivieron con los comicios centuriados; es decir, los orígenes de estas asambleas tienen directa vinculación con las Asambleas…

ENFITEUSIS

Definición: Es un derecho real y perpetuo en cuya virtud, el titular (enfiteuta) puede usar y disfrutar de la cosa ajena de la manera más amplia, salvo dos obligaciones substanciales de conducirse como se conduce en su casa un buen padre de familia, y de pagar una renta o pensión anual. Se trata entonces de un derecho sobre cosa ajena, que se aproxima al derecho de propiedad. Puede recaer sobre cualquier tipo de bien, mueble o inmueble, pero en la práctica sólo lo hizo sobre fundos rústicos, a su vez, el uso y disfrute de la cosa es ilimitado, y perpetuo, o por lo menos a plazo muy largo, en la práctica, para más de 100 años. El propietario se desprende, entonces, del ius utendi, del ius fruendi, y conserva para sí, de forma muy limitada el ius abutendi.
Diferencias con el usufructo: La enfiteusis puede confundirse con el usufructo, y para evitar esto, es necesario tener claras las diferencias entre estos tipos de derechos reales: b) Por la duración: el usufructo por ser de carácter per…

LA COSTUMBRE COMO FUENTE DE DERECHO ROMANO MONÁRQUICO

Las primeras manifestaciones de las normas jurídicas las encontramos en Roma, específicamente en el derecho consuetudinario. Primeramente, se encuentra a los mores maiorum, o costumbres de los antepasados "que se hicieron vinculantes en la conducta social de los ciudadanos tras un proceso de divinización, apoyado sobre la moralidad en el marco de las relaciones familiares, fundamentalmente”(Mainar, 2009). En este período monárquico de Roma, las relaciones interpersonales no suponen mayores complicaciones y se puede inferir que ante esta situación no surge la imperiosa necesidad de tener leyes escritas sino hasta mucho después, instaurada la República. Dentro del marco definitorio de fuentes de producción, no escritas, ya sean percibidas como el órgano que produce la norma jurídica o el resultado de la labor de dicho órgano, referidas, obviamente a la costumbre, se podría decir, que esas costumbres ancestrales (mores maiorum) son el origen de lo que se puede definir como costumbre …