Ir al contenido principal

RESACA ELECTORAL

Tengo 2 años y tanto viviendo fuera de Venezuela, sin que exista en mi cabeza una idea de pertenencia a este lugar, más allá del agradecimiento por las herramientas conseguidas para poder mejorar ciertas condiciones de vida y en experiencias irrepetibles. En esa añoranza de volver al lugar en el que nací y viví durante 30 años, he escrito dos entradas: La Consulta Soberana del 16J y Damocles en Caracas, en donde debo reconocer que he cometido errores de juicio importantes, porque me he negado sistemáticamente a perder esa necesidad de estar en San Cristóbal con mis montañas y mis pasteles andinos, en un lugar en donde no soy extranjero ni extraño.
Observé el movimiento del 16J con excesivo optimismo, ¿quién no?, luego de eso pude observar con detenimiento que lo consultado y votado era imposible de materializar y que las preguntas solo generarían mayor frustración. Sin embargo, mi convicción de que sólo la vía democrática es la que construye caminos viables me hizo participar y contar con su condición de movimiento histórico, que generó la ruptura de movimientos dentro de la oposición y el abstencionismo para las elecciones regionales (consagradas en la Constitución y prostituidas por el chavismo y la Asamblea Nacional Constituyente).

Las elecciones regionales demostraron que, desde el punto de vista estratégico y destructor, el chavismo tiene una organización incomparable, así como que la oposición carece de los medios para competir en esas condiciones. Hoy, casi 36 horas después del evento, no hay vocería oficial sobre lo que ha ocurrido, hay "conspiranoia", no hay transparencia y nuevamente unas urnas hacen el análisis complejo.

Varios factores han influido en esta situación: 1) En la Consulta del 16J participaron al menos 700 mil votantes hábiles, diferencia de votos entre oposición y chavismo conforme las cifras preliminares ofrecidas por Tibisay Lucena en el boletín de las regionales. 2) La migración inconsulta de electores, un día antes de las elecciones, mediante cambios arbitrarios de centro de votación. 3) La coacción que supone la existencia del carnet de la patria, como medio para forzar la votación de los sectores más vulnerables. 4) La violencia, estatal e interpersonal, normalizada, que ha hecho del país un infierno y, especialmente, un lugar de terror en donde el lema del chavismo "somos garantía de paz", se hace cierto cuando un fanático armado te hace escoger entre la vida en revolución o la democracia. 5) El descontento del votante opositor, aquellos que no han migrado ven destrozadas sus convicciones cuando se miente sistemáticamente porque la dirigencia opositora demuestra con claridad que ni como MUD ni como disidencia (desde María Corina hasta Julio "Coco" Jiménez), saben explicar cómo se puede salir de esta debacle. 6) El decisivo control social y político del chavismo, que parece subestimado por los demás, mostrándose poderosos como una verdadera maquinaria soviética, un gran hermano que hasta a mí me ha hecho sentir vigilado, estando a ocho mil kilómetros de distancia.

Al escribir Damocles en Caracas, lo hice como una forma de decir: la oposición no puede ser capaz de caer en tal pantano, de dejarse morir en unas arenas movedizas tan espesas. Nunca defenderé la abstención, pero me sorprende la inexistencia de un plan para contrarrestar todos los obstáculos dispuestos y me indigna la incapacidad de la dirigencia MUD de responder sobre las preguntas mínimas como ¿dónde están las Actas?, pero también me preocupa la mentira repetitiva que mutó de "no participaremos en regionales si hay ANC" a "No se juramentarán nuestros gobernadores electos ante la ANC", cuando ayer la candidata electa por el estado Táchira, mi casa, daba declaraciones confusas sobre su postura en este respecto.

En dos años y medio he tratado de conservar mi identidad, reivindicando mi derecho a hablar en castellano venezolano (inclusive discutiendo con Diccionario en mano mis formas de hablar con puristas del castellano español), a no involucrarme en asuntos españoles o vascos, vi nacer en mí una forma de nacionalismo que nunca sentí estando en Venezuela,  emocionándome por ver una cachapa o poder comer un tequeño, o cantando de forma inconsciente Tonada de luna llena o el Rucio Moro (que no sabía que conocía su letra completa). Hoy, como muchos de ustedes (los 100 fieles que me leen y los 200 que caen aquí por accidente, pues buscaban algo sobre derecho romano), siento que se ha perdido todo. Sé que ese sentimiento es momentáneo y que no seremos una comunidad eterna en el exilio, que podré morir en paz en San Cristóbal, viendo como esto quedará en los libros de historia para no repetirlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS COMICIOS POR TRIBUS (Comitia Tributa)

Las asambleas populares o Comicios, integraron de manera esencial la estructura política romana durante la Monarquía y la República, en el sentido que implicaban lo involucrado que estaba el ciudadano con los destinos políticos de la nación o patria romana. El ciudadano romano podía hacerse oir en las Asambleas Populares, fuese en los comicios religiosos (calata), o el primigenio comicio civil  en el que las curias que conformaban las tribus tomaban decisiones relevantes (curiata), o en ese comicio máximo (centuriata) que suplantó las funciones del comicio por curias y que permitió una primera aproximación para la plebe a lo que sería el poder político. Conforme lo dispone Rafael Bernad Mainar, posterior a la aparición de la Ley Hortensia, se generó la necesidad de fusionar al pueblo y a la plebe, y esto es lo que pareció ocurrir con los Comitia Tributa que convivieron con los comicios centuriados; es decir, los orígenes de estas asambleas tienen directa vinculación con las Asambleas…

ENFITEUSIS

Definición: Es un derecho real y perpetuo en cuya virtud, el titular (enfiteuta) puede usar y disfrutar de la cosa ajena de la manera más amplia, salvo dos obligaciones substanciales de conducirse como se conduce en su casa un buen padre de familia, y de pagar una renta o pensión anual. Se trata entonces de un derecho sobre cosa ajena, que se aproxima al derecho de propiedad. Puede recaer sobre cualquier tipo de bien, mueble o inmueble, pero en la práctica sólo lo hizo sobre fundos rústicos, a su vez, el uso y disfrute de la cosa es ilimitado, y perpetuo, o por lo menos a plazo muy largo, en la práctica, para más de 100 años. El propietario se desprende, entonces, del ius utendi, del ius fruendi, y conserva para sí, de forma muy limitada el ius abutendi.
Diferencias con el usufructo: La enfiteusis puede confundirse con el usufructo, y para evitar esto, es necesario tener claras las diferencias entre estos tipos de derechos reales: b) Por la duración: el usufructo por ser de carácter per…

LA COSTUMBRE COMO FUENTE DE DERECHO ROMANO MONÁRQUICO

Las primeras manifestaciones de las normas jurídicas las encontramos en Roma, específicamente en el derecho consuetudinario. Primeramente, se encuentra a los mores maiorum, o costumbres de los antepasados "que se hicieron vinculantes en la conducta social de los ciudadanos tras un proceso de divinización, apoyado sobre la moralidad en el marco de las relaciones familiares, fundamentalmente”(Mainar, 2009). En este período monárquico de Roma, las relaciones interpersonales no suponen mayores complicaciones y se puede inferir que ante esta situación no surge la imperiosa necesidad de tener leyes escritas sino hasta mucho después, instaurada la República. Dentro del marco definitorio de fuentes de producción, no escritas, ya sean percibidas como el órgano que produce la norma jurídica o el resultado de la labor de dicho órgano, referidas, obviamente a la costumbre, se podría decir, que esas costumbres ancestrales (mores maiorum) son el origen de lo que se puede definir como costumbre …